sábado, 29 de mayo de 2010

Viaje


Lluvia, frio, agua, barro...
y lejos de vos...
Yo ISLA
(mente sana cuerpo sano corazon contento salud al tacho)
Ingredientes:
*OFF
*Bolsa de dormir
*abrigo (mucho)
*medias (mucho)
*botas
*gorro de lana
*alcohol y drogas duras (cantidad a gusto)
*cigarrillos (100 per capita)

ahhh y la capita!!!!
=

ISLA



digo VIAJE y se que voy a extrañar (te) mucho más de la cuenta
A VOS pelado botón
A VOS fotógrafo de cuarta dimension de la perversion
A VOS viajero del universo
A VOS cosita loca llamada amor (modo melasa OFF)
A VOS M el vampiro

martes, 18 de mayo de 2010

miércoles, 12 de mayo de 2010

un amor así (como de verdad)


Y como 40 años atrás también

hola vanidad!



"La vanidad es la excesiva confianza y creencia de la propia capacidad y atracción muy por encima de otras personas y cosas , La vanidad es el orgullo basado en cosas vanas. En algunas enseñanzas religiosas la considera como una forma de idolatría en la que uno rechaza a Dios por lo que hace él mismo. Las historias de Lucifer y Narciso (de donde se ha sacado el término "narcisismo" por lo que puede considerarse uno de los siete pecados capitales) son ejemplos demostrativos de lo que puede llevar a ser un completo vanidoso. Friedrich Nietzsche escribió lo siguiente al respecto: "La vanidad es la ciega propensión a considerarse como individuo no siéndolo...", asimismo, Mason Cooley dijo "la vanidad bien alimentada es benévola, una vanidad hambrienta es déspota".

conocido?
SI!
por eso no voy a misa...

martes, 11 de mayo de 2010

Qué te pasa?

me pregunto yo
(nunca más a nadie)

miércoles, 5 de mayo de 2010

Capitulo uno:


Reconozco que esto puede sonar absurdo al ser leído por quien no está preparado para aceptar ciertas cosas de su propia vida. Aunque también podría decir que no es así, en tanto no quiero pecar de pretenciosa ya tan prontamente y obligar así que a una amplia mayoría me deteste con solo haber conocido la cubierta de esta historia, que casualmente es mi historia (pero podría ser también la de él, o la de su amigo, o la del escorpiano o capricorniano o los dos, no me acuerdo, o también la de quien la lee)
Cabe recordar (o tal vez mencionar por primera vez) que no voy a entrar en detalles morbosos ni intimistas, tal vez solo sea la alquimia producto de este magnifico devenir la que movilice paso a paso las letras que se dibujan en una pantalla oscura, o simplemente el deseo de quitar de dentro mío el peso de los años del silencio y la acumularon de brillantes que se condensan y transforman en una temible roca de inconclusa magnitud.
Por otro lado aclaro, lo que creo que ya casi es un acuerdo universal entre quienes contamos historias dolorosas al mundo con el fin de que el dolor se expanda tanto que no quepa dentro de si mismo (idea irrisoria y tal vez egoísta, si, confieso) que nunca serán revelados los nombres que han sido participes. No por respeto (aunque es algo que jamás perderé) sino por el simple hecho que al repetirlos tantas veces pierden todo sentido, se vuelven simples sucesiones de letras vacías, y el recuerdo se desvanece junto con todo eso en que se transformó quien ahora es solo una palabra.
Antes de comenzar lo que sin duda será un cúmulo de sensaciones y sentidos tirados a una hoja de papel sin ningún tipo de filtro, adornado con palabras bonitas y tal vez sin sentido pero que expresen el conjunto de nada que rodea a estas letras, quiero pedir perdón y agradecer, a mi misma, a todos y a cada uno, a la nada que nos mueve, a los sueños, a las risas, a vos, a él, a quien nunca va a conocer que en mi vida fue tanto, a la tristeza y a la alegría. Y pedirle perdón porque en realidad nunca supe nada y siempre creí todo

martes, 4 de mayo de 2010

No me des tregua, no me perdones nunca.
Hostígame en la sangre,

que cada cosa cruel sea tú que vuelves.

Tiene sentido en mi boca...


BOLERO

Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito
que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.

Y este fragmento:

La lenta máquina del desamor
los engranajes del reflujo
los cuerpos que abandonan las almohadas
las sábanas los besos

y de pie ante el espejo interrogándose
cada uno a sí mismo
ya no mirándose entre ellos
ya no desnudos para el otro
ya no te amo,
mi amor.



J.C.