sábado, 30 de enero de 2010

somos misterio

Y deseaba mirarlo con esos ojos aunque mas no fuera un instante
Y deseaba que la casualidad no fuera casual
y que la causalidad no tuviese consecuencias
y deseaba sonreír siempre
y deseaba sobre todo saber que era feliz



- Yo también me canse de este sol
- De la divina tentación nadie escapa, eso lo sabemos todos los que andamos por este mundo...
- Yo también me canse de este sol
- De la mente rodeada de inseguridades nadie escapa, eso lo sabemos algunos que andamos por este mundo
- Yo también me canse de este sol
- Del aire que nos rodea nadie escapa, eso lo sabemos nosotros que andamos por este mundo
- Yo también me canse de este sol
- Del amor y sus casualidades poco casuales nadie escapa, eso es un misterio para los que andamos por este mundo
- Yo también soy un misterio...





Alguna vez me dijeron que yo era un misterio, y que las casualidades eran un misterio, y que el amor era un misterio, y que la felicidad era un misterio y que yo también era todo eso, y sobre todo era un misterio...
En realidad simplemente yo amaba los misterios...

jueves, 28 de enero de 2010

Temblores



¿Alguna vez tuviste mucho miedo y no sabés por qué?

miércoles, 27 de enero de 2010

el amor o una parte de él...





Y si seguí caminando hasta el día de hoy, fue porque sabía que en algún punto del camino íbamos a cruzarnos nuevamente y que la vida que había dejado de lado iba a ser vivida, y volvería a tener el sentido que queríamos darle, o al menos el que perdió desde que decidimos tomar los caminos difíciles y cerramos las puerta. Y sonó fuerte al final.

Si seguí caminando en gran medida fue por vos y si pude elegir seguir con vida fue porque sabía que vos también estabas con vida por mí...

-Y si no fue así?

-A que te referís?

-Y si la vida no fue vivida, si no elegiste seguir por mí, y si yo no elegí seguir por vos...

-Entonces que elegiste?

-Yo no elegí, yo caminé... y no te busqué

Y yo no se en el fondo si te buqué, no se si quería al final encontrarme con vos, no se si de verdad fuiste quien mantuvo mis ganas de estar viva...

-Yo tampoco...

Ahora puedo pensar, y pensar en mi, y en vos, y en la vida y en el camino...

-Yo tampoco te busqué, caminé, y viví, pero si fue por vos... fue gracias a vos que elegí el camino difícil, fue gracias a vos que supe lo que era haber sentido amor y haber amado, y también fuiste vos por quien aprendí a caerme, a sentir el desamor, la falta de consuelo y las ganas de no vivir... y en definitiva fue gracias a vos que aprendí que de todo eso se puede seguir caminando...

-Pero...

-Fue gracias a vos que hice todo por mí

Y las marcas que dejaste van a seguir estando en el medio de mi cuerpo y el camino más difícil va a seguir su curso y yo voy a seguir en el, pero mis hombros ahora pesan menos, y ahora no siento ganas de vivir, vivo y no lo pienso.

El me miraba, así de simple como si las palabras hubiesen cambiado de si todo lo que conocía y lo que yo también... Lo abracé tan fuerte como antes...

-Gracias porque te amé y me amaste y al final me lastimaste... Gracias por darme ganas de vivir!




martes, 26 de enero de 2010

Forma (la tuya, la mia y las que quedan entre medio...)


ph: moi




Dar un paso detrás de la puerta que se cierra, retomando algún antiguo rumbo, abandonado antaño por seguir vagamente la ilusión que la enfermiza mente creo en tu mirada.

Entrelazar agobiantes siluetas, junto con la mía, mi cintura inquieta y mis manos, tartamudeando ante cualquier especie de abandono real (o ficticio, ya da igual). Recorrer distancias entre pieles y saltar surcos, DESCONTENTOS HABITUALES.

Es que pretender algo que no se es ni se tiene es casi tan sombrío como los recovecos de una habitación vacía, oscura. Ni la tuya ni la mía conserva el olor amargo de la piel quemándose.

Con el acido de mis palabras carcomo el hierro de tu voz, y tu figura alejándose.

Es que todo lo sencillo que parecía pasar a otra instancia en la cual el abandono no sea una consecuencia de lo que se posee, en realidad es agobiante, destructor, el ruido me ensordece y me tienta volver atrás, el camino difícil me aferra a lo vivido, y la luz al final ya se hace invisible.

Mi mente reordena las imágenes y las desintegra, me las da servidas con limón y sal, y la tomo entre mis manos y las siento fluir en mis venas, te siento fluir en mi, sos como un VENENO (pero que hermoso se siente) consumiéndome (y consumiendo todo a tu paso) 

Ya no te necesito tener en mi, y tus formas y las mías (nuestras formas unidas) me condensa, nos condena,

TUS FORMAS Y LAS MIAS NO ESTAN HECHAS PARA NO SER (nos)

DESTRUIME LAS FORMAS (y en el medio a mi)

DESTRUYAMOS TODO

entre tanto pateando el agua corro y te borro

ESCUCHAME BIEN: TE BORRO (de mi cuerpo) no tengo ganas de que me vuelvas a lastimar!

jueves, 21 de enero de 2010

domingo, 10 de enero de 2010

Ruta, playa y muy buena musica para mi...




Son días necesarios de descanso
Mar, sol, arena, tranquilidad,
y mucha musica...








Y en la ruta me voy escuchandola a ELLA
así de hermosa!!!
con todo amor !!!

jueves, 7 de enero de 2010

Federico escribe a Salvador y salvador pinta a Federico (y yo los amo a los dos)

ODA A SALVADOR DALÍ

Una rosa en el alto jardín que tú deseas.
Una rueda en la pura sintaxis del acero.
Desnuda la montaña de niebla impresionista.
Los grises oteando sus balaustradas últimas.

Los pintores modernos en sus blancos estudios,
cortan la flor aséptica de la raíz cuadrada.
En las aguas del Sena un ice-berg de mármol
enfría las ventanas y disipa las yedras.

El hombre pisa fuerte las calles enlosadas.
Los cristales esquivan la magia del reflejo.
El Gobierno ha cerrado las tiendas de perfume.
La máquina eterniza sus compases binarios.

Una ausencia de bosques, biombos y entrecejos
yerra por los tejados de las casas antiguas.
El aire pulimenta su prisma sobre el mar
y el horizonte sube como un gran acueducto.

Marineros que ignoran el vino y la penumbra,
decapitan sirenas en los mares de plomo.
La Noche, negra estatua de la prudencia, tiene
el espejo redondo de la luna en su mano.

Un deseo de formas y límites nos gana.
Viene el hombre que mira con el metro amarillo.
Venus es una blanca naturaleza muerta
y los coleccionistas de mariposas huyen.

* * *

Cadaqués, en el fiel del agua y la colina,
eleva escalinatas y oculta caracolas.
Las flautas de madera pacifican el aire.
Un viejo dios silvestre da frutas a los niños.

Sus pescadores duermen, sin ensueño, en la arena.
En alta mar les sirve de brújula una rosa.
El horizonte virgen de pañuelos heridos,
junta los grandes vidrios del pez y de la luna.

Una dura corona de blancos bergantines
ciñe frentes amargas y cabellos de arena.
Las sirenas convencen, pero no sugestionan,
y salen si mostramos un vaso de agua dulce.

* * *

¡Oh, Salvador Dalí, de voz aceitunada!
No elogio tu imperfecto pincel adolescente
ni tu color que ronda la color de tu tiempo,
pero alabo tus ansias de eterno limitado.

Alma higiénica, vives sobre mármoles nuevos.
Huyes la oscura selva de formas increíbles.
Tu fantasía llega donde llegan tus manos,
y gozas el soneto del mar en tu ventana.

El mundo tiene sordas penumbras y desorden,
en los primeros términos que el humano frecuenta.
Pero ya las estrellas ocultando paisajes,
señalan el esquema perfecto de sus órbitas.

La corriente del tiempo se remansa y ordena
en las formas numéricas de un siglo y otro siglo.
Y la Muerte vencida se refugia temblando
en el círculo estrecho del minuto presente.

Al coger tu paleta, con un tiro en un ala,
pides la luz que anima la copa del olivo.
Ancha luz de Minerva, constructora de andamios,
donde no cabe el sueño ni su flora inexacta.

Pides la luz antigua que se queda en la frente,
sin bajar a la boca ni al corazón del bosque.
Luz que temen las vides entrañables de Baco
y la fuerza sin orden que lleva el agua curva.

Haces bien en poner banderines de aviso,
en el límite oscuro que relumbra de noche.
Como pintor no quieres que te ablande la forma
el algodón cambiante de una nube imprevista.

El pez en la pecera y el pájaro en la jaula.
No quieres inventarlos en el mar o en el viento.
Estilizas o copias después de haber mirado,
con honestas pupilas sus cuerpecillos ágiles.

Amas una materia definida y exacta
donde el hongo no pueda poner su campamento.
Amas la arquitectura que construye en lo ausente
y admites la bandera como una simple broma.

Dice el compás de acero su corto verso elástico.
Desconocidas islas desmiente ya la esfera.
Dice la línea recta su vertical esfuerzo
y los sabios cristales cantan sus geometrías.

* * *

Pero también la rosa del jardín donde vives.
¡Siempre la rosa, siempre, norte y sur de nosotros!
Tranquila y concentrada como una estatua ciega,
ignorante de esfuerzos soterrados que causa.

Rosa pura que limpia de artificios y croquis
y nos abre las alas tenues de la sonrisa
(Mariposa clavada que medita su vuelo).
Rosa del equilibrio sin dolores buscados.
¡Siempre la rosa!

* * *

¡Oh, Salvador Dalí de voz aceitunada!
Digo lo que me dicen tu persona y tus cuadros.
No alabo tu imperfecto pincel adolescente,
pero canto la firme dirección de tus flechas.

Canto tu bello esfuerzo de luces catalanas,
tu amor a lo que tiene explicación posible.
Canto tu corazón astronómico y tierno,
de baraja francesa y sin ninguna herida.

Canto el ansia de estatua que persigues sin tregua,
el miedo a la emoción que te aguarda en la calle.
Canto la sirenita de la mar que te canta
montada en bicicleta de corales y conchas.

Pero ante todo canto un común pensamiento
que nos une en las horas oscuras y doradas.
No es el Arte la luz que nos ciega los ojos.
Es primero el amor, la amistad o la esgrima.

Es primero que el cuadro que paciente dibujas
el seno de Teresa, la de cutis insomne,
el apretado bucle de Matilde la ingrata,
nuestra amistad pintada como un juego de oca.

Huellas dactilográficas de sangre sobre el oro,
rayen el corazón de Cataluña eterna.
Estrellas como puños sin halcón te relumbren,
mientras que tu pintura y tu vida florecen.

No mires la clepsidra con alas membranosas,
ni la dura guadaña de las alegorías.
Viste y desnuda siempre tu pincel en el aire
frente a la mar poblada de barcos y marinos.


Federico Garcia Lorca



Cenicitas - Salvador Dali

Perdón







Realmente es hermoso llorar con la música

juegos surrealistas en noches exquisitas



Sin darme cuenta em clave la espina de esa rosa
Sentí un dolor
En el fondo de mi pecho, lleno de escamas de pez espada
Como si fuese parte de
Su vida
Ya que
Me habían informado que partiria hacia otro mundo
y sería el ultimo beso
entonces lloré tanto que
me desidraté
entre goma espuma blanca

---

Reconocia mi forma de mirar
en el espejo del sol
pero el tenia otros planes
Le habia prometido llevarla con un beso
a otro mundo
Pero ella nunca creyó en sus promesas de amor eterno
lloraba desconsoladamente
Mientras que su amor pendia de un hilo
y se dio cuenta que
el amor era otra cosa
algo que jamas podría comprender con la razon
y lloró en soledad
ya que el amor habia acabado
ella habia jurado nunca volver a enamorarse de otro hombre

martes, 5 de enero de 2010

....



Me gusta de vos esa forma de mirarme,

casi como si no quisieras que nadie más lo note.

Esa forma de indiferencia que radica en cada esbozo de sonrisa que le regalas al aire.

Me gusta como pasas inadvertido entre la gente,

y como no podes evitar llamar la atención.

El modo pausado que tenés de caminar,

llevándote al mundo por delante.

Haciendo creer que nada ni nadie importa.

Me gusta lo que somos y lo que no.

La manera inusual de pedirnos las cosas.

Los trastornos que nos ocasionamos.

Las heridas que van quedando profundamente recordadas,

en alguna copa vacía,

en el medio de un enorme salón de mármol.

Algo sumamente sepulcral.

Me gusta ver como se dibuja tu espalda en las sabanas blancas,

pero me gusta mucho más despertarme y que no estés.

La oposición al mundo,

el temor al pasado,

el recuerdo perdido,

la ambigüedad de los deseos,

todo eso que hay en vos...

todo eso me gusta.

Y todo lo que no hay,

lo que ocultas,

lo que desconoces

todo eso y más,

todo eso también.

Y me gusta cada instante sentir que te tengo desde lejos,

y me gusta mucho más no sentirte.

Es algo recurrente el simple hecho de caer en el absurdo

y decirte tonterías al oído,

o no decirlas y pensarlas,

imaginariamente el inconciente juega con todo lo que tiene a su alcance.

Y me gusta que juegues conmigo,

y me gusta jugar (te)

Y el aburrimiento que me causan las idas y venidas

las cosas aburridas que decimos,

y las otras que no decimos porque conocemos las respuestas,

y todo lo que me agobia,

me sulfura,

me condensa...

en el fondo toda la nada que decís me gusta.

Y todo lo que sos,

con las luces y las sombras,

las pecas y los lunares,

las marcas y arrugas,

los miles de defectos insoportables

y la actitud inmadura que tanto me criticas,

y solo porque es el reflejo de tu espejo cenital.
Y por eso es que todo me gusta,

porque sos mi espejo,

mi reflejo,

mi Narciso,

y porque no mi Quasimodo.

Todo lo perfecto,

lo absurdo,

lo increíblemente molesto,

Todo lo que sos.

Me gusta.

Todo lo que soy.



sábado, 2 de enero de 2010

mi cuaderno de notas...





Y a demás dibujo....