martes, 4 de mayo de 2010

No me des tregua, no me perdones nunca.
Hostígame en la sangre,

que cada cosa cruel sea tú que vuelves.

No hay comentarios: