lunes, 2 de noviembre de 2009

A.

Culpas ligadas a la soberbia del amor incondicional.
Extremos alejados de las aristas,
libres de supresiones
y tabúes preamplificados por una creencia socialmente obligada.
La aceleración de metrónomo,
derritiendo estandartes del paso del tiempo,
y la sincronía perfecta con la aurora espiral del principio del mundo.
Reacción (reaccionaria) al continuo falso saber que dramatiza la melodía imperante del trueno,
y el sismo,
producto de la relación causal de la casualidad.
Entre tanta abstracción sensorialmente medible,
se ubica un punto universal,
madre de toda vacuidad,
alimentada por esferas provenientes del recuerdo oblicuo de la mente,
calumniada por un único estereotipo de Pavo Real.
Por el desconocido principio de la revolución sexualmente impulsada,
reminiscencias al saber prodigioso de no controlar el deseo,
como intertexto de la reacción propia del ser humano a la pulsión de vida
y la repulsión a la muerte,
en términos de armonía
dentro de la propia escalera que dirige hacia
la soberbia del amor incondicional.

1 comentario:

¿Lesbiana? dijo...

No sé si era tu intención pero yo lo leí como una critica social. Y me gustó que incluyas la soberbia y la culpa porque son términos muy de iglesia y la iglesia influye en la sociedad y blabla