sábado, 7 de noviembre de 2009

ir


Mentes vacías de palabras,
imaginario colectivo moldeando un sueño.
Y la soberbia de muchos.
Luces inmaculadas ocultando un misterio,
despertando del letargo a un niño dormido.
Camina,
prestidigitando el mundo a su placer.
Hojas regadas crepitando bajo pasos firmes.
¿Fría niebla a donde vas?
Y ruge el aire y lleva al alba un suspiro.
Volver a respirar.
Su mente mira más allá del telón.
Y cubre su mirada de reina desterrada,
por el mar.
Y va,
y vuelve,
y no.
Cámara lenta,
juega con su definición.
Y va y vuelve.
No.
No hables más,
rompe corazón.
Y va.
¿Vuelve?
¿Dónde está?
Y mira,
y tus ojos ven mucho más.
¿Qué ven?
¿Por qué vas?

1 comentario:

¿Lesbiana? dijo...

Me llama la atención el incosciente colectivo. De por si "incosciente" no me gusta para nada, pero mucho menos si es en colectivo.Igual no sé por qué le tengo esa negación, no junté las ideas bien pero creo que es el camino fácil. Más adelante sabré bien por qué me cae tan mal.